sábado, 17 de octubre de 2009

A 64 años de las "patas en la fuente"

2 comentarios:

MONA dijo...

UAU!!! Qué groseros!!! Refrescarse en la fuente no es precisamente una costumbre apreciada!!! Faltaría más...
Los comunistas de entonces decían que era un atentado a contra el pudor y la honestidad, contra la decencia, contra la cultura... Y los incapaces de meter las patas en la fuente, hacían cosas peores: nos llamaban a respetar las jerarquías, porque no se debe vestir como alguien superior a nosotros, pues daríamos a entender nuestro afán de igualarnos a ellos, lo que sería altamente ridículo.
La historia viene demostrando desde entonces que las necesidades se transformaron en derechos... y que no es eso precisamente lo ridículo.
Saludos

grace dijo...

Moni: caí acá, me encantó ese humor gráfico que resume todo lo que tiene que resumir en un cuadradito, y salí disparada pa mi blos. Me inspiraste, monicucha. Gracias mil. Y en mi blos te espero. ¡Qué día peronista!

Visitas